EL LOGOTIPO COMO INMERSIÓN SIMBÓLICA EN EL PAISAJE

Posted on Dec 15, 2017 in Experiential turism, Landscape, Maestrazgo Genius Loci

EL LOGOTIPO COMO INMERSIÓN SIMBÓLICA EN EL PAISAJE

Parte II. De la contemplación a la meta experiencia.

 

Convertimos el territorio en objeto estético y documento para la narración y como no podía ser de otra manera, la interpretación final de esta es un ejercicio personal de sensibilidad humana de orden estético y psicológico.

Así que conjugaremos como dos caras indivisibles de una misma entidad la dimensión pisajística -contenidos del paisaje- y  la dimensión humana -percepción de esos contenidos-

En el espacio icónico de Maestrex Experience la secuencia temporal, concéntrica, en nuestro deseo de contemplar podría ser espacio, paisaje y territorio. Hemos visto como la figura del observador/caminante protagoniza la narración. Otra señal que sugiere observación/reto y contribuye a la experiencia, es la roca, ascendente, de textura quebrada y angulosa sobre la cual se detiene la figura humana. Su pendiente sugiere además movimiento y esfuerzo para acceder.

Queda introducido así el espacio humano más corporal y el cosmos de relaciones que se establecen (anatomía y antropología). Por citar algunas :

  • reto.
  • desafío.
  • aptitud.
  • seguridad.
  • riesgo.
  • compañía.

La experiencia personal se va enriqueciendo y se hace permeable a un espacio mayor: el paisaje. El panorama (la bóveda) se revela gradualmente, paso a paso según se asciende la montaña, dando así una sensación de anticipación en el caminante y haciéndole captar progresivamente el todo espacial: una inspiración, una sorpresa.? De hecho es difícil determinar, desde un punto de vista psicológico, qué aspecto del paisaje parece mayor, el que se contrapone a una amplia extensión de espacio o aquel que siendo relativamente pequeño, súbitamente encontramos al cambiar de escala.

 

 


La fotografía como recordatorio de metaexperiencias.

 

Ideas e imaginarios sobre el paisaje surgen tras su contemplación como si fuera una realidad virtual. No alcanzamos a ver o entender la totalidad pero creamos nuestra realidad aparente, nuestra experiencia. De hecho la bóveda no es un único icono sino que también introduce, entre ella y el observador, el espacio no visto o figurado.

Descifrar esa información depende de los sentidos  y visualización de uno o varios elementos de la realidad territorial; su representación “pictórica”.

Transformar la perplejidad que producen los fenómenos geográficos convirtiéndolos en información e integrándolos en nuestras propias referencias, gustos, decisiones, análisis, etc es metaexperiencia. Por este motivo la “paisajización” considera el territorio como recurso de gran valor social e impacto emocional en el observador a través de ciertas preferencias en la relación paisaje-observador.

Por citar algunas:

  • certeza.
  • incertidumbre.
  • salvajismo.
  • domesticidad.
  • misterio.
  • diversidad.
  • poder.
  • resignación.
  • transición.
  • monotonía.
  • novedad.
  • sorpresa.
  • contraste.
  • tranquilidad.
  • armonía.

 

Maestrazgo. Peter Neusser Fotografie


La Iglesuela del Cid. Tradición y afición. Sorpresa-disgusto? Peter Neusser Fotografie

 

De esta forma cuando nuestro bagaje en relaciones aumenta (montañas, desiertos, áreas deshabitadas, riberas, fauna, flora, gentes, pueblos, etc)  solapándose o sumándose entre sí varias realidades pictóricas, y somos capaces de estructurar contenidos, adquirimos la idea de territorios (geografía).

En tanto la experiencia se desplace de lo simple y aislado hasta las complicadas interacciones del entorno, las sensaciones se transformaran en percepciones alcanzándose meta experiencias.

Concluyendo:

El espacio narrativo de un logo o cualquier otro icono, actuará como elemento de atracción e invitación para llegar a los límites más allá del propio icono y de la información explícitamente ofrecida (metaiconicidad).

En el caso de Maestrex Experience la invitación formal de caminar -esfuerzo/observación- introduce al usuario en sus virtudes. Botánica, geología, ornitología, naturalismo, salud, etc, son factores que actúan como estímulos para el paseo y contemplación.

Comienza su inmersión simbólica particular a un espacio virtual donde encontrar respuestas específicas de sublimidad, alegría, entretenimiento, pena, belleza, miedo, temor, etc. Meta experiencias alcanzadas no todas a la vez sino seguramente de forma sucesiva y siempre condicionadas por nuestras vivencias pasadas, motivaciones positivas o desengaños.

 

 


Tandem esfuerzo-satisfacción.

 

Posdata:

Quiero remarcar el hecho de que la evolución en estos últimos 20 años de la “paisajización” no da la sensación de ofrecer al ser humano meta experiencias positivas si no más bien lo contrario. Facultar el acceso masivo a ciertos lugares los despoja de su rasgo extraordinario y acerca lo ordinario a lo salvaje -que no es lo mismo que alcanzar lo salvaje-.

El ingenioso esquema carretera-parking-centro receptivo- atractivo natural que pone lo natural al servicio de lo artificial, disimulando además esta nueva relación o dependencia, despoja al usuario de la fortaleza del beneficio del descubrimiento y la admiración.

Tal vez mi pasada experiencia en Islandia sea un buen ejemplo de arquetipo personal de frustración icónica, de lo que creía ser y no fue. No entraré en jardines antropológicos ni geográficos. De forma resumida destacaré mi conclusión: el alcance enriquecedor de la contemplación es directamente proporcional a la distancia que separa la observación del parking. Una pena.

 

 


Mirador del Río (Lanzarote). Magnífica aproximación de lo ordinario a lo extraordinario.

 

Textos Ignacio Terés. Diseño gráfico final J.Luís Lizano

Bibliografía:

Michel Laurie. Introducción a la arquitectura del paisaje. 1975

Yoshinobu Ashihara. El diseño de espacios exteriores. 1981

Tetsuro Watsuji. Antropología del Paisaje. 1973

Maria de Bolos et al. Manual de Ciencia del Paisaje. 1992

Ramón Zabalza. Dónde. 2016

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Maestrex Experience Ambassador !!!