EL LOGOTIPO COMO ESPACIO ICÓNICO

Posted on Dec 11, 2017 in Experiential turism, Maestrazgo Genius Loci

EL LOGOTIPO COMO ESPACIO ICÓNICO

 Parte I. De las dos dimensiones al paisaje romanticista.

De forma regular nos enfrentamos a imágenes en 2 dimensiones, estáticas, como fotografías y dibujos, buscando en la contemplación el significado de sus mensajes. En la mayoría de ocasiones observamos iconos o representaciones simbólicas consensuadas -señales de tráfico por ejemplo- pero en otras ocasiones deseamos trasmitir una narración y un significado personal.

NARRACIÓN DE UN ESPACIO ICÓNICO

Sabemos que la iconicidad es relación de semejanza entre un signo y el objeto o idea que representa. Sería lo opuesto a la abstracción. A mayor iconicidad mejor identificación de la idea o narración.

La lectura y significado de un icono es posible si es inteligible y en general funciona por omisión y presencia de elementos, haciendo que afloren la expresividad e intensidad del icono. Narrar icónicamente exige atrapar la atención del lector, mostrando lo obvio, desvelando lo oculto, sugiriendo movimiento. Tales objetivos dependen de factores agrupados bajo el concepto de metaiconicidad: entendimiento de un concepto más abstracto o “meta” a partir de un concepto físico que actúa como fuente.

Esta designa las circunstancias que convierten los mensajes simbólicos en audibles, gustables, tangibles, o visibles, es decir comunicables.

En esencia el icono es la imagen física latente en su soporte que actúa como fuente y lo metaicónico es el conjunto de factores materiales, ambientales, psicológicos y mediaticos que condicionan la percepción de esa imagen. Pero cada icono ha desarrollado su propia metaiconicidad y esta depende de gustos, modas, convenciones y posibilidades financieras.

Objetivo:

Deseamos que la narración de Maestrex Experience, conduzca al caminante -cada cual con sus experiencias y motivaciones pasadas-  de la contemplación a la meta experiencia. Que el culto a los vastos espacios, se traduzca en la valoración de los pequeños y sus virtudes.

SINTAXIS Y SIGNIFICADO DEL ESPACIO ICÓNICO

Debemos ilustrar visualmente nuestro espacio y su narración, partiendo del espacio plano para alcanzar una experiencia en 3D (paisajizar la narración). Para ello manejaremos 2 categorías de herramientas:

1.- Valor semántico del icono.

2.- Plasticidad del icono


1.- Valor semántico del icono:

Sabemos depende de la adecuación y coherencia que el icono aporta a la expresividad del conjunto. En nuestro caso hemos empleado por orden de protagonismo:

  • la figura humana (un observador, el bastón, la indumentaria)
  • la roca sobre la que se detiene la figura.
  • un semicírculo que llamaremos bóveda.
  • la línea del horizonte.
  • el espacio vacío exterior.

La figura humana representa un caminante en posición de observación y descanso apoyado sobre sobre un bastón. De su silueta no destaca una indumentaria especialmente moderna o técnica, todo lo contrario. Diríamos que es el arquetipo de un adulto cualquiera, eso sí, dispuesto a alcanzar con su esfuerzo un lugar de contemplación especial. El bastón le dota de práctica y conocimiento.


Logo sin bastón

 


Logo con bastón

El promontorio o roca, además de elevar al personaje, introduce en la escena el relieve, elemento por excelencia del paisaje y soporte del resto de sus componentes. Su forma es irregular.

En la base de la roca se estira la única línea regular de la escena: una sugerencia de horizonte. Este motivo visual se autodefine como espacio inalcanzable, referencia y a la vez soporte de la escena.

El siguiente icono, el semicírculo que se eleva sobre el horizonte –la bóveda– simboliza el geosistema, motivo de observación y amalgama de datos abióticos, bióticos, antrópicos. Cualquier paisaje responderá a una combinación determinada de estos elementos, de modo que podemos representar tantos paisajes como posibilidades combinatorias puedan alcanzarse.

Todo lo anterior perdería sentido sin un espacio envolvente: el espacio exterior, bidimensional, recogiendo en su seno y destacando por contraste, el mundo del resto de significados. Preferencia por la anchura y la horizontalidad, características del escenario apaisado.

2.- Plasticidad del icono. Composición.

La plasticidad del espacio icónico coadyuva y realza los significados. Repasaremos los elementos más destacados en la configuración de nuestro espacio icónico.

  • sintaxis: carácter monumental de la figura humana; colocación de la línea del horizonte; ordenación simétrica de los espacios; armonía.
  • sensación de volumen: contrastes cromáticos, degradados-luminosidad, silueta irregular, pregnancia.
  • sensación de movimiento: discordancia entre bóveda y línea de horizonte, profundidad de campo.

Sintaxis y composición:

La figura humana adquiere un carácter protagonista y además monumental al representarse aislada de cualquier otro cuerpo, rebasando el límite máximo de la bóveda y abusando de la dimensión vertical.

Diferencia de niveles:

Por otro lado la elevación de la figura desentraña unos límites subjetivos entre zonas y nos proporciona margen de libertad para imaginar (pregnancia) como se conectan o dividen esos espacios introduciendo una topografía, un movimiento y orientación.

Distintas opciones de composición descartadas.

A 1/3 se encuentra la representación del horizonte, tan habitual en la composición paisajística del siglo XIX y elemento imprescindible en la ordenación de la escena. Es el soporte del relieve y figura humana, ordena el espacio y le da estabilidad.

Los 3 espacios básicos, diferenciados (figura humana + relieve, bóveda y espacio exterior) se disponen con cierta simetría y composición concéntrica envolvente, pero no hay una sensación de cerramiento completo. La altura de la bóveda vinculada a la altura del ojo del observador, genera separación y sensación de movimiento.

Sensación de volumen:

El efecto volumen a través del relieve y bóveda introduce la tercera dimensión.

La silueta humana adquiere el carácter de observador entendida indirectamente a través del fondo, de su posición y de los contrastes cromáticos. Por otro lado el degradado de la bóveda aporta una luminosidad cambiante y progresiva. Todo esto acelera el proceso de pregnancia, imaginando una orografía entre bóveda, figura humana y espacio exterior.

Sensación de movimiento:

A menudo un paisaje parece más hermoso cuando se mira a través del visor de una cámara fotográfica. Otras veces vemos que una rama de un árbol en primer plano de una fotografía vivifica el espacio en cuestión logrando un sentido de escala que supera al conseguido en la fotografía como conjunto unitario. Por otro lado los objetos que según la posición del observador se muestran o esconden, proporcionan riqueza al espacio, esto se consigue empleando cambios de nivel de suelo y añadiendo un tema visual lejano.

De nuevo la figura humana -la rama de árbol del ejemplo- se involucra en otra propiedad del espacio: su identificabilidad.

Y qué tiene que ver todo lo anterior con el gusto por caminar, la contemplación,  sensibilidad estética, etc?. En la siguiente entrega veremos la relación:

EL LOGOTIPO COMO INMERSIÓN SIMBÓLICA EN EL PAISAJE (Parte II). De la contemplación a la meta experiencia.

Textos Ignacio Terés. Diseño gráfico final J.Luís Lizano

Bibliografía:

Michel Laurie. Introducción a la arquitectura del paisaje. 1975

Yoshinobu Ashihara. El diseño de espacios exteriores. 1981

Tetsuro Watsuji. Antropología del Paisaje. 1973

Maria de Bolos et al. Manual de Ciencia del Paisaje. 1992

Ramón Zabalza. Dónde. 2016

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Maestrex Experience Ambassador !!!