Despoblación. Un género literario.

Posted on Jan 31, 2017 in Maestrazgo Genius Loci

Despoblación. Un género literario.

Tres décadas después de La lluvia amarilla (Julio Llamazares, 1988) y con el paso del tiempo como colaborador involuntario, Los últimos (Paco Cerdá, 2017) continúa con la saga del abandono. Si todavía, ésta, no hubiera alcanzado el status de género literario, la visión  de Cerdá sobre la despoblación abre definitivamente esa puerta.


 Yo no sé como serán las nuevas versiones -“Se agotan las metáforas para ilustrar una realidad agónica que debe ser presentada en crudo”- nos dice Cerdá.  A mi me gustaría que se hablara de recuperación, de priorizar la conservación de una cultura. Que la siguiente novela de este género hirviera en poesía de colores, y gritos de niños. Que desapareciera la palabra subsistencia y que el frío mordisco del abandona fuera un beso ardiente de primavera. Pero queda lejos y de momento solo hay hoja en blanco para escribir sobre la despoblación, como Cerdá la llama “patria del olvido”.


Masía Torre de Abajo (Mirambel)

  • “Estatura corta, muleta en el brazo derecho, gorra vieja y zapatones gruesos para un paso lento. Dedos encorvados, manos trabajadas, barba cana de 3 días y ojos acuosos que mojan una mirada humilde, libre, anárquica; de quien sabe más de lo que aparenta……No, yo nunca me he ido”

    De todos las caras que muestra la despoblación y que Cerdá tan fanáticamente describe -perdón, quería decir fantásticamente-, la que más punza en mi sentir es la de este personaje. Son esos ojos acuosos que tantas veces he visto, de lobos solitarios viviendo en masías perdidas del Maestrazgo: La Hoya Serval, Moli de San Antonio, Alconzal, Las Albaredas, Torre de Abajo.

    Cerdá, pone foco a más, a bastantes más caras. La práctica totalidad creadas a finales del XIX y especialmente a mediados del XX: cambios en los factores productivos, emigración, guerra civil, desarticulación de la sociedad por falta de servicios (escuela, médico, comunicaciones), políticas nefastas por acción u omisión, status de catetos, demografía…


    Magazine de 1983 encontrado en Las Albaredas en 2016

    • Hay soluciones? Desgraciadamente ni girando en 180º las causas antes citadas, si eso se pudiera hacer, revertiríamos la situación al punto de partida.   No a sus orígenes, pero tal vez sí……a un nuevo punto intermedio?. Desde luego no podemos cambiar la configuración del espacio físico pero sí el que deje de ser un lugar apocalíptico. Tampoco podemos evitar la uniformidad de la globalización pero tal vez sí que se haga la vista gorda con la singularidad rural. Y no me refiero a ejemplos como regalar un rocódromo o una furgoneta de 8 plazas a cambio del vuelo de una línea eléctrica de alta tensión. No, esa no parece que sea la manera de hacer las cosas. No es la política de conflicto entre mundo rural y urbano el camino, pero tampoco lo es la compensación que ningunea derechos y calla bocas. Incluso la propia política de partidos, rivalista, parece un esquema poco útil de trabajo.

      Entonces…cómo lo hacemos?   


      Las Albaredas

      Ignacio Terés.

    Pin It on Pinterest

    Share This

    Share This

    Maestrex Experience Ambassador !!!